Lo dijo el ex vicepresieddente Dick Cheney: George Bush estaba "plenamente informado" sobre las torturas

El ex vicepresidente de Bush afirmó que el mandatario republicano "sabía todo lo que necesitaba saber" sobre el programa de interrogatorios a los presos por terrorismo, al cual él mismo defendió. Criticó duramente el informe del Congreso.

El ex presidente Estados Unidos, George W. Bush estaba "plenamente informado" sobre las técnicas de interrogatorio de la CIA, que incluían torturas "brutales", según un informe del Senado, afirmó el ex vicepresidente del mandatario republicano, Dick Cheney. Cheney habló anoche por primera vez en la cadena Fox News sobre el reporte publicado el martes y que generó un fuerte revuelo en ambos partidos de Estados Unidos.

Las declaraciones del ex funcionario se dan en el marco de la revelación del informe del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense sobre las técnicas de interrogatorio de la CIA asegura que los agentes actuaron de una manera mucho "más brutal" de lo que indicaron a los legisladores y a los estadounidenses y que además sus métodos no fueron efectivos. El informe, publicado tras cinco años de recopilación de documentos e investigaciones, aborda el uso de controvertidos procesos de interrogatorio a sospechosos y miembros de Al Qaeda retenidos en instalaciones secretas en Europa y Asia en los ocho años posteriores a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El material develea duras revelaciones sobre el programa secreto que puso en marcha el gobierno del presidente George W. Bush (2001-2009) para interrogar a las personas consideradas sospechosas de vínculos con Al Qaeda y otras organizaciones terroristas. El resumen de la investigación recopila en 500 páginas detalles sobre la forma como fueron tratados alrededor de 100 sospechosos de terrorismo detenidos por agentes estadounidenses entre 2001 y 2009, después de los ataques del 11 de septiembre.

Los sospechosos fueron sometidos a técnicas que incluían el ahogamiento simulado, mantenerlos en posiciones incómodas, impedirles dormir y otros métodos cuestionables que fueron aplicados tanto en centros de detención clandestinos manejados por la CIA o en la base militar que Estados Unidos habilitó en la bahía de Guantánamo en la isla de Cuba.

Según el ex influyente vicepresidente, que acompañó a Bush durante sus dos mandatos (2001-2009), el presidente "sabía todo lo que necesitaba saber" sobre el programa, pese a que el informe señala que la CIA les mintió al Congreso y a la Casa Blanca sobre el programa de torturas a los presos por terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. "La noción que el comité está tratando de vender de que de alguna manera la agencia estaba operando por su cuenta y que no se nos decía -y que al presidente no se le decía- es una mentira total", lanzó Cheney, visiblemente enojado con el informe realizado con el ala demócrata del Comité de Inteligencia del Senado.

"Este informe está lleno de basura, perdónenme", lanzó Dick Cheney, sin medias tintas. "Creo que este informe es terrible. Y me parece muy deficiente", agregó. "Ellos no se tomaron la molestia de entrevistar a las personas clave que participaron en este programa", cuestionó.