Lázaro El Laburante Báez presentó un escrito y se negó a responder preguntas ante el juez Casanello en la causa por lavado

El empresario kirchnerista fue a los tribunales de Comodoro Py para declarar por la compra de un campo en Mendoza. La Justicia sospecha que Báez estuvo detrás de Fariña en la compra del campo. Fariña explicó el origen de los fondos como supuestos honorarios que le había pagado el empresario patagónico.

Por primera vez, el empresario kirchnerista Lázaro Báez se presentó en los tribunales de Comodoro Py para responder sobre los delitos de lavado de dinero por los que se lo investiga. Según confirmaron fuentes judiciales, el titular de Austral Construcciones entró al juzgado de Sebastián Casanello minutos antes de las 10, presentó un escrito de 21 carillas y se negó a responder preguntas.

El magistrado investiga la sospechosa compra de una estancia, llamada El Carrizalejo, en Mendoza. El campo fue adquirido por Leonardo Fariña "en comisión", es decir, en nombre de otra persona, el 16 de diciembre de 2010, por cinco millones de dólares. El 21 de diciembre de 2012, se la transfirió a Roberto Erusalimsky por 1,8 millones.

Sin embargo, el ex marido de Karina Jelinek presentó ayer un escrito ante Casanello en el que se desdijo y afirmó que no fue el empresario kirchnerista quien le indicó que comprara a su nombre la estancia en Mendoza con cinco millones de dólares en efectivo.

Fariña sostuvo que quien le hizo el pedido fue el empresario Carlos Molinari, procesado en esta causa por lavado de dinero, y que no podía figurar en la operación por sus problemas fiscales.

De esta forma, Fariña favoreció a Báez, ya que la compra del campo en comisión era el único punto fuerte para indagarlo.

A las 9.50, Báez se bajó de un Volkswagen Suran con vidrios polarizados e ingresó a los tribunales de Comodoro Py por una puerta lateral.

El empresario presentó un escrito de 21 carillas ante Casanello, se negó a responder preguntas y se retiró. El fiscal del caso, Guillermo Marijuan, también estuvo presente en el juzgado.

Báez le dijo al juez que en ese escrito consideraba respondidas todas las preguntas y que no se refería sólo a la imputación concreta de la compra de la estancia en Mendoza, sino a la causa en general.

El empresario negó los cargos en su contra, dio detalles de su vínculo con Fariña y criticó al fiscal Marijuan.

Báez estuvo en el despacho de Casanello durante 40 minutos. Luego se retiró por una entrada lateral desde el subsuelo.