Moldes será el fiscal en la denuncia contra Cristina La Muchacha Progre

El Gobierno recibió un revés en su intento de que la denuncia de Alberto Nisman contra la presidenta Cristina La Muchacha Progre por encubrir a Irán quede sepultada en el archivo. La Cámara Federal rechazó los intentos por apartar al fiscal Germán Moldes, quien deberá ahora argumentar ante el tribunal para que sobrevivan o no las acusaciones que lanzó el fiscal antes de morir.

Los que pretendían que Moldes se apartara del caso eran el diputado camporista Andrés Larroque y el supuesto agente de inteligencia contratado para la ocasión Allan Bogado. Ellos argumentaron que Moldes perdió imparcialidad cuando se pronunció sobre la marcha del 18-F, en memoria de Nisman, y cuando denunció a la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona, por presentar un escrito en defensa de la Presidenta.

Los jueces de la Sala I de la Cámara Federal, Eduardo Farah, Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, respaldaron a Moldes, quien argumentará en una audiencia convocada para mañana en favor de la resurrección de la denuncia de Nisman. Sostendrá el recurso de apelación que presentó el fiscal Gerardo Pollicita contra el fallo del juez federal Daniel Rafecas, quien había desestimado la denuncia.

El fallo de los camaristas se conoció ayer, al cabo de una audiencia que duró poco más de una hora, en los tribunales de Comodoro Py 2002. Allí argumentaron Moldes, en su defensa, y los abogados de Larroque y Bogado, para pedir el apartamiento del fiscal.

El debate tuvo ribetes tensos y momentos hilarantes, de la mano de la afilada ironía de Moldes. El fiscal y la abogada de Larroque, la ex camarista Lucila Larrandart, se cruzaron un duelo de refranes. La ex jueza remató su alocución con una frase en inglés del derecho penal norteamericano, de dificultosa pronunciación. Y Moldes le retrucó en el final con un "adagio" del refranero popular. "No hay que dar por el pito más de lo que el pito vale."

Ése fue el colofón de una presentación en la que el fiscal cuestionó las críticas de las defensas. Dijo que de ninguna manera perdió su imparcialidad, porque por su rol de representante del Ministerio Público nunca la tuvo, pues es una de las partes del expediente. En cambio, dijo que lo que no perdió es la objetividad como garante del cumplimiento de la ley. "Me pagan para sospechar", citó Moldes en un escrito corrosivo que acompañó a su presentación oral ante el tribunal.

Moldes rechazó, además, como causal de recusación que se lo cuestionara por sus opiniones sobre la denuncia de Nisman. Dijo que nunca se pronunció sobre ello y sí lo hizo sobre el fiscal, y dijo, en ese sentido, que había que tener mucho coraje para presentarla.

En una encendida defensa de Nisman, explicó que participó de la marcha del 18-F, en memoria del fiscal, porque dijo que "no recibió más que indiferencia, desdén y destrato del mismo Estado que antes lo elevó y ensalzó durante diez años" hasta que denunció a la Presidenta. "Fue denostado, execrado y tratado de pelele y marioneta", escribió Moldes, quien resaltó que "ni siquiera la muerte del fiscal fue capaz de detener los ataques". Por eso, dijo: "Sea cual fuera la conclusión de los jueces, jamás justificaré las bajezas y ruindades con las que fue tratada su persona".

Párrafo aparte merece su mención a la actuación de la procuradora del Tesoro, entre cuyas funciones está la defensa del Estado en causas penales. Abbona, apenas radicada la denuncia de Nisman en el juzgado de Rafecas, presentó un escrito en el que defendió la actuación de la Presidenta en la firma del memorándum con Irán, que para Nisman era el instrumento mediante el cual se consumaba el encubrimiento.

Para el fiscal Moldes la funcionaria incurrió en malversación de caudales porque no defendió al Estado, sino a un particular, Cristina Kirchner, y por eso la denunció. Pero ayer, en su escrito, avanzó en este argumento y explicó que Abbona intervino en representación del Gobierno en las negociaciones para la firma del tratado con Irán, con lo que sugirió que además de defender a la Presidenta, se defendía a sí misma.