Reflexiones de un 24 de marzo

Por Guillermo Torraga 
Hoy se cumple un nuevo aniversario del ¿comienzo? de una de las etapas más oscuras de nuestro país. El 24 de marzo se blanqueaba una situación que ya estaba firmada desde el famoso decreto de aniquilamiento de la subversión firmados 1975 por Lúder y María Estela Martínez de Perón. Que nadie crea que las desapariciones forzadas se iniciaron el 24 de marzo ya que estaría cayendo en un lamentable error. Bien, estamos de acuerdo que hay que recordar esto porque no debe volver a pasar y debe estar en la memoria de todos.

Creo también que no debería ser recordado el inicio del gobierno de facto ya que como dije antes no fue el inicio de la represión estatal. Sino que se debería recordar el final y el juzgamiento de los genocidas. El recordatorio debería ser en el aula de todos los niveles recordando y reflexionando y no en contexto festivo como se hace ahora. Un feriado es un día de feria o sea un día festivo, creo que nada mas alejado de una fiesta, el dolor por los que no están y el tremendo retroceso que vivió el país en esos años.

Es inentendible que se festeje el horror es mucho mas lamentable que este gobierno haya añadido un feriado puente para alargar el fin de semana y de esa manera la gente salga de parranda durante cuatro días en vez de reflexionar.

Cuanta gente participara de las distintas marchas recordatorias y cuantas se fueron de viaje y veremos que son mas y muchos mas estos últimos. No podemos permitir el todo vale. Hay que tener respeto si el gobierno no lo hace debemos marcárselo, no callar y menos consentir. Para que siga siendo Nunca más esto no puede convertirse en cuatro días locos.